¿Cómo dejar de ser tan flojo?

Empieza a valorar tu tiempo

Todo el mundo quiere conseguir metas, propósitos y cosas. Sin embargo, para ello hay que esforzarse y mucho.  Aunque la pereza sea común y algo natural, tiene un gran potencial para consumirnos y evitar nuestro crecimiento personal.

Ser flojo o vago es un problema, porque mientras otras personas persiguen sus sueños, tú estas durmiendo, jugando a la videoconsola o viendo fotos en el facebook; te estás alejando de todas las actividades que te permiten conseguir tus metas.

si quieres conseguir algo difícil, tendrás que sufrir y esforzarte. El éxito no va con los perezosos”

¿Por qué la gente es vaga?

Muy sencillo: por falta de objetivos que motivan y por acomodación. Si no tienes algo que te mueva, serás flojo. Para dejar de serlo es esencial tener algo que te motive.

-Los deportistas de élite que entrenan 8 horas al día o más no lo hacen por gusto, sino porque persiguen ganar un campeonato o trofeo.

-Los estudiantes que se levantan a las 7 de la mañana a estudiar lo hacen para conseguir un buen trabajo.

–Los trabajadores o emprendedores que trabajan más de 10 horas al día lo hacen porque les motivan sus proyectos.

En estos tres casos, existen tres objetivos claramente motivantes para sus sujetos: ganar algo, conseguir un trabajo y realizarse o montar una empresa. Puede que a ti particularmente no te motiven esas cosas y es por eso que tienes que encontrar qué te motiva a ti.

Aunque lo comentaré más adelante, lo más importante es: 1) encuentra qué te motiva a ti: un nuevo puesto de trabajo, ser independiente económicamente, tener un mejor físico… y 2) evita acomodarte.

Consejos para superar la pereza y flojera

Voy a comentar 6 formas de dejar de ser flojo:

Encuentra tu motivación

Tu motivación es la recompensa que quieres conseguir a tus esfuerzos.

Pueden ser tan variadas como:

  • Tener una familia.
  • Comprar una casa.
  • Terminar tus estudios.
  • Viajar.
  • Ser independiente o autónomo.
  • Tener más dinero.
  • Adelgazar.

Reflexiona y piensa qué quieres realmente. Una vez lo sepas, fíjate objetivos y escríbelos en un folio que dejes en un lugar visible.

Piensa sobre los beneficios de tu esfuerzo

No te quedes en averiguar tu motivación: piensa en los beneficios de adelgazar, ser más independiente o ahorrar más dinero. Centra tu atención en los beneficios.

Asimismo, cuando pases por un episodio de pereza, piensa sobre las consecuencias de no actuar.

Divide las grandes tareas en pequeñas tareas

Es normal que si piensas que tienes que escribir 20 capítulos de un libro, te entre algo de pereza. Sin embargo, si te propones escribir un capítulo en 5 horas, te será mucho más sencillo comenzar.

Es un hecho el sentirnos cansados, sin control o desmotivados al percibir las tareas como demasiado largas.

Dividir esas grandes tareas en pequeñas tareas resolverá el problema, ya que cada una no parecerá tan difícil. Este principio también lo puedes aplicar a la consecución de objetivos.

Visualiza

Visualizar es una técnica muy buena para actuar y practicar. Por ejemplo, lo suelen hacer los deportistas para practicar sus golpes (tenis o golf).

Tiene una gran influencia en tus hábitos: si te visualizas con mucha energía, en tu cerebro se activarán regiones muy parecidas a las que se activarían actuando de esa manera.

Descansa

Es necesario descansar si quieres estar con las energías al máximo. Al relajarte, te das el tiempo para pensar en otras cosas, reflexionar e inspirarte.

De hecho, descansar es parte de ser productivo.

Cuida tus pensamientos y tu lenguaje no verbal

Tus pensamientos crean un estado y ese estado hace que te comportes de una forma u otra. Cada día tenemos miles de pensamientos y debes cuidar si son negativos.

Puedes pensar “no tengo ganas de ir al trabajo, será un día duro y aburrido” o “tengo un gran trabajo, hoy me esforzaré para demostrar que soy muy bueno”.

Para adoptar pensamientos y creencias positivas te recomiendo hacer una lista de frases de superación.

Ser consciente de tu dialogo interno, de tus pensamientos, es muy importante para tu bienestar y tendrá una gran influencia en cómo te sientes y cómo actúas.

El lenguaje no verbal también influye en tu energía, cómo te sientes y tus pensamientos. Si usas una posición abierta y recta, te sentirás con más confianza y energía. Te recomiendo este artículo de trucos de lenguaje no verbal.

Utiliza la Regla de los Dos Minutos

Esta regla tiene su origen en GTD y nos viene a decir que si estas planificando una acción o tarea que se puede hacer en menos de 2 minutos, no esperes y hazla inmediatamente.

Puedes extender ese tiempo a 5 ó 10 minutos. Si haces de esta regla un hábito, habrá una multitud de tareas que no vas a tener la oportunidad de posponer.

Evita distracciones

Cuantas más tentaciones tengas cerca de ti más difícil te será realizar la tarea, por lo que te recomiendo que apagues o desconectes el móvil o el ordenador y evites cualquier otro tipo de distracción. Tu zona de trabajo debe ser un sitio amplio, cómodo y luminoso.

Utiliza una agenda o una lista de tareas

Esto te ayudará a planificar tú tiempo a la hora de realizar las tareas, de manera que te resultará más fácil focalizar todo lo pendiente que te queda por hacer y llevar una buena organización del día a día.

Revisa regularmente tus objetivos

En alguna ocasión te encontrarás con una tarea complicada, o aburrida pero si esta es importante para lograr un objetivo o una meta, piensa en esa meta final y así te ayudará a conseguir los pequeños objetivos.

Date una recompensa cuando termines de hacer la tarea

Motívate pensando en lo que harás después de hacer el trabajo y date una recompensa una vez finalizada la tarea no antes. Define tus propios incentivos.

 

Fuente:  https://www.lifeder.com/como-dejar-de-ser-flojo/

Déjanos un comentario



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.