¿Cómo pensar como millonario?

Expertos señalan que es mejor pensar cómo quieres ser en el futuro y olvidar las fórmulas financieras.

Las personas que han logrado enormes niveles de prosperidad se debe a que consciente o inconscientemente han sido capaces de centrar toda su atención en una idea, disfrutan lo que hacen y fluyen como si estuviesen en un juego, de esa manera las cosas funcionan con poco esfuerzo.

Estos expertos señalan que existen trucos para que las personas cambien sus conductas acerca del dinero y comiencen a ahorrar e invertir. Y lo mejor de todo, no son tan difíciles.

“Hazlo todo más simple”, resume Richard Thaler, economista de la Universidad der Chicago y autor del libro Un pequeño empujón (Nudge, en inglés) cuando se trata de comenzar a ahorrar.

Y una de esas reglas de oro es “no tengas una hipoteca que dure más tiempo del que piensas seguir trabajando”, explica el experto.

Conoce cinco trucos recomendados por los especialistas para entrenar tu mente y cambiar tu conducta.

1. Ahorra más, cuando ganes más. Las nuevas generaciones desde los años 60, cada vez “ahorramos menos y vivimos más. Nos retiramos más tiempo y tenemos menos dinero ahorrado para el retiro”

Por ello, es necesario que cuando la persona tenga una buena situación salarial esté determinada a ahorrar más. De esta forma, el individuo internaliza que cada vez que tenga un aumento salarial podrá verse beneficiado a largo plazo.

2. Oblígate a ahorrar. La principal dificultad del ahorro es la falta de voluntad de las personas. En muchos casos los instintos de los individuos los hacen pensar únicamente en el corto plazo.

Uno de los mecanismos que te puede ayudar son las Cajas de Ahorro que manejan muchas empresas. Este mecanismo te obliga a ahorrar inconscientemente.

Busca la forma que el dinero que deposites en una cuenta no lo tengas accesible, por ejemplo considera abrir un fideicomiso en un banco, estos te obliga a tocar el dinero solo cada cierto tiempo.

3. Piensa en los beneficios futuros. A la hora de ahorrar es importante que la persona sepa que aunque está sacrificando algo en el presente, a futuro está obteniendo algo. Por ello, cada vez que se compre una cosa debe de estar consciente que está dejando de comprar algo que le podría servir más a futuro.

Dan Arely, autor del libro Las trampas del deseo, explica que la clave está en vencer la tendencia a preferir un beneficio ahora sobre uno del futuro, a pesar de que el beneficio a futuro sea mayor que el actual, señala la revista Dinero Inteligente.

4. Define tus metas. Los expertos en economía del comportamiento recomiendan que al menos una vez al año, las personas se sienten a definir cuáles son sus metas.

Para ello, debes conocer cuáles son las satisfacciones de tu vida. Si te gusta el ciclismo sabrás que quieres gastar el dinero en una buena bicicleta, en ropa adecuada, cascos y viajes a una buena montaña. Cada vez que gastes en algo que no esté relacionado con eso, sabrás que estás gastando en algo que no te da tanta felicidad como el ciclismo..

Si se tienen claras las metas del futuro cada vez que compres algo innecesario sabrás que te estás alejando de cumplir esos sueños de largo plazo.

5. Motívate a cumplir. Un individuo puede darse a sí mismo pequeños ‘empujoncitos’ para obligarse a cumplir con sus propósitos para tener una mejor vida financiera.

Eso explica Richard Thaler, economista del comportamiento, quien señala que algo que le ha servido a él es contratar una hipoteca, porque está construyendo un patrimonio.

La principal regla al tener un crédito hipotecario es no deber la casa después de los 65 años o la edad de retiro. “No creo mucho en la alfabetización financiera, más bien creo que debemos tener reglas de oro”, dice. Y una de esas reglas de oro es “no tengas una hipoteca que dure más tiempo del que piensas seguir trabajando”, explica el experto.

Déjanos un comentario



Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.